¡Celebrando México! Entrevista con la Familia González Castañeda

VICTORIA CASTAÑEDA
¿Qué representa para ti ser mexicana?
Se que sonará trillado, pero para mí ser Mexicana es un orgullo.. me encanta mi país,
nuestras tradiciones, la cultura, nuestra historia, la gente, la gente de México es gente buena.
¿Cómo celebras éstas fechas?
No tengo una manera en especial de celebrar las fechas patrias, creo que cuando uno es
charro festeja a México a diario por que se vuelve más que un deporte una manera de vivir.
¿Por qué decidiste ser escaramuza?
Pues creó que no es algo que yo haya decidido jaja es algo que se me heredó, algo con lo que nací y crecí y que doy gracias por que así fuera, gracias a la charrería conocí a mi esposo y eso es de lo mejor que me ha pasado en la vida.
ADRIÁN GONZÁLEZ
¿Qué significa para ti compartir con tu esposa el ser charro y ella escaramuza?
Significa un muy importante punto de convergencia pues ambos coincidimos y convivimos en esta filosofía de vida, a tal grado que justamente desde ahí fundamos lo que ahora es nuestra hermosa familia.
¿Cómo involucran a Victoria y Adrián, sus hijos con estas actividades?
Nacieron integrados al mundo de los caballos y de los animales en general. Con mucha
frecuencia los llevamos a montar, en nuestras prácticas entre semana y en los eventos de fin de semana. Para nosotros es imperativo que ellos aprendan a convivir y coexistir con más seres vivos, no sólo con las personas; en este bello deporte la cultura de la integración con el caballo es vital, además de que representa el cuidado y manejo del ganado, ayuda a desarrollar una identidad y una sensibilidad extraordinarios. Somos amantes de los caballos y ellos no son la excepción.
¿Que te gustaría transmitir a tus hijos sobre su país México?
Sus raíces, me gustaría ser capaz de hacerles ver que México no era como es ahora, que
existe la caballerosidad, la entereza, la moralidad y decencia. Que no tienen que
conformarse con la descomposición social que vivimos hoy, que hubo un México con con un valor familiar muy fuerte, con un respeto profundo por las personas, en el que las personas llegaron a valer por lo que eran y no por lo que tenían, por su trabajo y su esfuerzo. Qué hubo un México mejor y que lo sigue habiendo, que sólo está dormido a la espera de que nuestro regreso a los verdaderos valores lo despierte de su sueño.

“Vestirse de Charro es cómo vestirse de México, y todo buen charro doblemente caballero, sabe a cuánto se obliga un hombre que va vestido de México”
Manuel Benítez Carrasco

FOTOGRAFÍA: Rembrandt / Jorge de Luna

Maquillaje y peinado: D´ROSSES

Anuncios