Entrevista con ALESSIA RAMPONI desde Pakistán

EDICIÓN VIAJES

Mi nombre es Alessia Ramponi, tengo 22 años y soy originaria de Aguascalientes. Actualmente estudio la carrera de Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) en la Ciudad de México. Estoy haciendo mis prácticas profesionales en la Dirección General de Medios Internacionales de la Presidencia de la República. Mis papás, Augusto Ramponi y Gabriela Paredes, tienen un restaurante italiano, Augustos. Mi hermano, Carlo, tiene 19 años y estudia Finanzas. Me encanta viajar y la fotografía. Toco el piano y llevo más de 7 años coleccionando postales.

¿ Cómo recuerdas tu primer viaje sola?

Mi primer viaje sola fue a China cuando tenía 16 años. Estuve dos meses estudiando el idioma y una familia local me hospedó durante el tiempo de mis estudios lo que me permitió conocer a fondo su cultura, había estudiado el idioma antes de ir por lo que me podía comunicar fácilmente y no me costó tanto trabajo adaptarme, visité lugares con los cuales siempre había soñado ir como la gran Muralla China. En la escuela hice amigos de diversas partes del mundo, los cuales he podido ir a visitar o encontrarme durante mis viajes. Este viaje me marcó y decidí continuar estudiando chino y enfocar mi carrera en esta área. Me gusta tanto el país y su cultura que afortunadamente hace dos años tuve laoportunidad de volver.

¿Qué lugares quieres conocer en un futuro?

Tengo muchos lugares en mi lista. Si pudiera elegir uno en este momento definitivamente sería Etiopía, tiene paisajes increíbles, pero el motivo principal de mi viaje sería conocer a las tribus Hamer y Mursi ya que se distinguen por mantenerse fieles a sus costumbres. Para mí, lo más importante son las personas. Cuando decido algún destino lo que más me interesa e importa es conocer a la gente que vive ahí y adentrarme en su cultura.

¿Cuál ha sido el viaje más impactante?

Actualmente estoy en Pakistán y definitivamente ha sido uno de mis viajes más impactantes. La mayoría de la gente tiene una percepción negativa de este país y solamente conocen lo que informan los medios de comunicación. Sin embargo, ha sido uno de los países en los que más me he sentido segura. Lo que más me asombró fue la hospitalidad de la gente, para los pakistaníes los huéspedes son muy importantes y en todo momento me ofrecían hospedarme en sus casas, rara vez me hospedé en un hotel o pague por comida, no tuve problemas para moverme ya que siempre hay alguien dispuesto a ayudarte. Pakistán estuvo bajo el control de los británicos por más de 100 años por lo que la mayoría de las personas hablan inglés.  Como en cualquier país, en Pakistán existen zonas prohibidas a los extranjeros. A diferencia de otros países, puedes aplicar para un N.O.C (non objection certificate) en cualquiera de las oficinas de policía principales. Este N.O.C es un certificado que te permite acceder a zonas restringidas. Yo apliqué en el norte del país para entrar a una región llamada Chitral. En esta región se encuentra la tribu Kalash distinguida por la colorida vestimenta que utilizan las mujeres. La zona se encuentra en la frontera con Afganistán, actualmente es una zona segura, la condición para que me aceptaran el permiso para visitar a la tribu fue que un militar y un agente antiterrorismo me tendrían que acompañar en todo momento. Nunca había estado en un país en donde el gobierno te ofrezca seguridad privada. En algún momento llegó a ser un poco incómodo pero valió totalmente la pena. Estuve 3 días conviviendo con la tribu Kalash y simplemente fue maravilloso haber convivido con una cultura tan remota y diferente a los pueblos que la rodean. Sin duda ha sido una de las experiencias más asombrosas que he tenido.

Alguna experiencia que nos quieras compartir de algún viaje..

Normalmente procuro complementar mis viajes con mis estudios. Tuve la oportunidad de trabajar en un orfanato y dar clases a niños de una localidad remota en Kenia llamada Kikuyu. Al año siguiente trabajé en una Organización no Gubernamental llamada  Star Kampuchea en Camboya. Esta organización está encargada de velar por los derechos de propiedad y buena gobernanza en el país. En 2015, estuve en el área de prensa, cultura y educación en la Embajada de México en China. Al terminar viaje al oeste del país a una región llamada Xinjiang. Esta región es autónoma y gran parte de la población, aunque son chinos, son musulmanes y hablan un idioma llamado uyghur. Fue en este momento mi primer contacto con la ruta de la seda y ahí comenzó mi interés por continuar este histórico camino. En 2016 fui analista auxiliar del Embajador Rodrigo Labardini en la Embajada de México en Azerbaiyán. Pude viajar por la región y también aprender acerca de las áreas de oportunidad que tiene México en países que no son tan conocidos.  Mi experiencia en Pakistán fue muy enriquecedora ya que tuve la oportunidad conocer personas que están trabajando para las Naciones Unidas y están ayudando a los refugiados afganos que huyen de la violencia en su país y buscan refugio en Pakistán.

¿A que sitio volverías?

Cuando viajo procuro conocer siempre nuevos lugares. Por ello, cuando visitó un país trato de quedarme el tiempo suficiente para conocerlo a fondo. Un lugar al que siempre volvería es a Armeno, un pueblo en el norte de Italia donde nació mi papá. Aunque no voy muy seguido, es uno de mis lugares favoritos en todo el mundo y siempre me encanta volver.

Anuncios